Ex niños de Colonia Dignidad, firmaron una carta donde critican docuserie de Netflix y exigen renuncia de Hernán Larraín.

0
3

Un grupo de»ex niños chilenos víctimas de Colonia Dignidad» se unieron para enviar una carta donde indican que Hernán Larraín, actual ministro de Justicia y DDHH, no ha pedido disculpas, agregando además que en la producción la historia está contada «por victimarios».

Las ocho personas firmantes, comenzaron la difusión de esta declaración pública, exigiendo la renuncia del ministro Larraín, especialmente por su apoyo público al asentamiento que estuvo ubicado en la comuna de Parral.

La docuserie a la que hacen alusión es “Colonia Dignidad: Una secta alemana en Chile”, la cual en seis capítulos narra algunas de las atrocidades que vivieron niños a su interior, contadas por algunos de sus protagonistas.

A continuación dejamos la declaración pública entregada por los autodenominadas “ex niños víctimas de Colonia Dignidad”.

Declaración Pública.

14 de octubre de 2021.

DE EX NIÑOS CHILENOS  VICTIMAS DE COLONIA DIGNIDAD

A la Comunidad, a las autoridades políticas de Chile y Alemania, a los medios de prensa nacional e internacional:

Quienes sufrimos en nuestra niñez encierros, abusos sexuales, maltratos y esclavitud dentro de las cercas fortificadas de la mal llamada “ Colonia Dignidad”, que fue todo lo  contrario de lo que su nombre señala, pues hasta hoy sigue siendo un territorio de mentiras, opresión y grave afrenta para las verdaderas víctimas, venimos en declarar:

Recientemente millones de personas en el mundo y cientos de miles probablemente en Chile, han visto la serie “Colonia Dignidad: Una secta alemana en Chile”, y han podido confirmar con asombro lo que ocurrió en este recinto de horror, en que las palabras y las imágenes aún resultan insuficientes para describir toda la inmensa tragedia que Colonia Dignidad ha representado y sigue representado para las víctimas.

La historia de la serie de Netflix está contada mayoritariamente por victimarios, algunos de ellos condenados por los graves crímenes que cometieron. Está contada como si hubiera sido la obra de un solo hombre, lo que constituye una visión reduccionista que no podemos aceptar. La historia de la Colonia dignidad tampoco ha terminado.

Somos los que con nuestra valentía y junto a nuestras madres y familias, ayudamos a derribar las murallas de Colonia Dignidad, sin embargo, los Estados de Chile y Alemania nada efectivo hicieron después, por eso hasta ahora no hay reparación ni justicia como debe ser.

Las autoridades del gobierno alemán y la diplomacia alemana han alimentado a las empresas, y siguen dialogando con los nuevos jerarcas, le importan más las estructuras y la existencia de las  empresas que las verdaderas víctimas, y al apoyar a las empresas son responsables de la opresión y la injusticia que ellas representan.  La justicia alemana es también responsable de la impunidad de los criminales que se ha fugado  a dicho país, como el Dr. Harmuth Hopp, que hoy camina libre por las calles alemanas. No se ha aclarado tampoco el cuantioso capital existente en Chile y el extranjero. 

Los que suscribimos esta declaración rechazamos rotundamente las actividades de turismo de la colonia, realizadas en el casino y en otros lugares.  No es aceptable que donde se torturó y se cometieron atroces abusos y masacres se siga celebrando con fanfarria estridente,  ante  el dolor de las  víctimas que aún llevan las cicatrices de los horrores, y de los familiares que buscan sin descanso y consuelo a sus seres queridos, detenidos, torturados y desaparecido en Colonia Dignidad.

Hasta ahora no hay arrepentimiento verdadero, pues el que se arrepiente debe reparar y no apropiarse de todo en perjuicio de los demás, con inaceptables justificaciones. Las indemnizaciones que se nos deben y que fueron confirmadas por la Corte Suprema el año 2013 aún no se nos pagan, porque esos nuevos jerarcas usan y abusan de las leyes para dilatar y obstaculizar el pago, no tienen ética, ni tienen empatía, sino que todo lo contrario, solo tienen la arrogancia del poder que se les permite ejercer. 

Hoy esta generación de jerarcas actúa nuevamente ante la inoperancia del Estado de Chile, y del Estado Alemán y  las defensas jurídicas de estos dirigentes  construyen expedientes de papel y de vergüenza, ya  que siguen importando más esos papeles y la burocracia, que la verdadera justicia y las personas que la requieren, todo lo cual ocurre porque las autoridades políticas de Chile y Alemania no hacen nada eficaz ante el poder de facto que sigue teniendo la Colonia

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos Hernán Larraín, no solo debe renunciar, sino que debe dar las disculpas que hasta ahora se ha negado a expresar, ya que solo ha dado excusas extemporáneas e insuficientes.  Él nunca nos preguntó que nos sucedía en ese recinto que el defendía, solo se preocupó de los victimarios y del hospital en el que también se cometían muchos de los horrores

Exigimos verdad y justicia plena. Exigimos la responsabilidad y acción de las autoridades que siguen permitiendo la impunidad, la injusticia y la opresión de la Colonia.

Eduardo Andrés Utreras Sepúlveda                             Ángelo Antonio San Martin Valenzuela

Rut: 16.845.281-0                                                           Rut: 14.611.380-k

Johan Esteban Cisterna Romero                               Cristóbal  P. P.

Rut: 15.984.081-6                                                        Rut: 15.699.594-0

Rodrigo Andrés San Martin Valenzuela                   Jaime Andrés Parra Verdugo                                                                                                         

Rut: 14.025.546-4                                                        Rut: 16.228.811-3

En Representación de Danilo Cisterna Romero       En Representación de Ángel Rodrigo Salvo

 Cecilia Cisterna Romero                                           Verónica Fuentes  Yáñez

Contactos:  abogado Hernán Fernández. Cel. 56 9 66998426.   Johan Cisterna R.  56 9 84163510