Adiós al horario de verano: neurobiólogo recomienda reducir deuda de sueño para robustecer sistema inmunitario

0
11

El próximo cambio de hora sorprenderá al país en uno de los peores momentos de la crisis sanitaria. El sábado 3 de abril, exactamente a la medianoche, todos los relojes deben retroceder una hora, para dar inicio al horario de invierno. Así lo determina el Decreto Supremo N°1286 (del 23 de noviembre de 2018) del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, que señala que este nuevo huso horario se extenderá hasta el 4 de septiembre de este año.

Para el especialista en relojes biológicos, John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la Universidad de Valparaíso, este nuevo cambio de hora ayuda. “Si ahora amanece poco antes de las 8 horas, luego del cambio de hora el sol se levantará antes de las 7 am, aproximadamente. El amanecer fija el inicio del día para tu cuerpo, por lo que si tu día biológico comienza antes, entonces podrás dormirte más temprano y por lo tanto dormirás más. Los beneficios comenzarán ese mismo domingo, porque esa noche tendremos la posibilidad de dormir una hora más”, señala.

Sistema inmune

Además, el doctor Ewer advierte: “El impacto de la pandemia ha sido fuerte, con muchas consecuencias emocionales y reducir la deuda de sueño ayuda en eso. Pero también beneficia a nuestra inmunidad: si duermes menos tienes un sistema inmune más debilitado. Eso se sabe hace mucho tiempo, se estudió con la gripe. Sin embargo, en el contexto del coronavirus, hubo un estudio en China con dos grupos de pacientes Covid-19, los que decían que dormían bien y los que dormían mal. Del grupo que dormía mal, un 10 o un 20 por ciento terminaba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que entre los que dormían bien ninguno terminó en la UCI y salieron en promedio doce días antes del hospital”.

El investigador agrega que “si bien el estudio se llevó a cabo con un grupo pequeño de personas, de todas maneras está en línea con lo que siempre se dice, que dormir es importante para el sistema inmune. Dormir mal afecta a la inmunidad, el ánimo y está asociado también a trastornos depresivos. Hay que tratar de dormir lo mejor posible y una manera de mejorar el sueño es que amanezca más temprano, porque así el día se acaba antes para tu cuerpo y puedes dormir más durante la noche”.

El profesor Ewer sostiene que el uso de la luz artificial dentro de nuestras casas o el quedarnos viendo las pantallas de celular, computador o tablets nos hace perder horas de sueño vitales para nuestra salud.

“La vida con luz artificial tiene un efecto bien nocivo en nuestro sueño, inhibe la producción de melatonina (la hormona del sueño), retrasando la entrada al sueño”.

Recomendaciones

El investigador aconseja reducir la exposición a luz artificial durante la noche y exponerse a la luz del sol en la mañana: “Lo importante es que debe ser luz del sol. No es porque sea natural, sino porque es una luz muy fuerte y exponerse una media hora en la mañana es muy bueno. Salgan a la terraza, al jardín, adonde sea, porque les permitirá adelantar su reloj biológico. Y cuando llegue la noche eviten usar luz artificial, sobre todo de pantallas y celulares, porque estas producen una luz con un componente azul importante y ello afecta mucho su reloj biológico. Así van a poder dormir antes y, por lo tanto, por más tiempo”.

+++

Chile se alza como el país con la fuerza laboral más envejecida de Sudamérica, superando a Uruguay y Argentina

Meta descripción: Para el año 2050, se estima que la población sobre 60 años será del 32,1%, es decir, 3 de cada 10 habitantes serán personas mayores.

La fuerza laboral en nuestro país ha ido envejeciendo desde 2010, llegando en 2019 a registrar un 50% de trabajadores con edad igual o superior a los 41,2 años, una cifra superior a lo que registran países como Uruguay y Argentina, y muy lejos de Brasil, Bolivia o Colombia, que no superaban los 38 años.

Además, hacia 2031 la población en edad de trabajar llegará a su máximo estimado de 13.77 millones de personas, para luego iniciar una disminución nominal, hasta llegar en 2050 a 13.13 millones de personas, un 27.7% mayor a la de 2002, pero aproximadamente 640.000 personas menos que las del año 2031.

Así lo refleja el reporte “¿Está Chile Preparado para Envejecer?”, presentado esta mañana en el seminario organizado por el Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro, que surge de la alianza entre Compañía de Seguros Confuturo y la Pontificia Universidad Católica.

En la actividad participó Sebastián Villarreal, subsecretario de Servicios Sociales, Mariane Krause, decana de la Facultad Ciencias Sociales de la Universidad Católica, Eduardo Valenzuela, miembro del Consejo Consultivo del Observatorio del Envejecimiento, Gerardo Fasce, presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile, y Christian Abello, gerente general de Confuturo.

El reporte analizó las implicancias del envejecimiento poblacional en Chile, entregando información contextual y resaltando los desafíos que vienen. Eduardo Valenzuela, que presentó sus principales puntos, destacó que, en los últimos años nuestro país ha experimentado un incremento sostenido de la esperanza de vida y con ello, un mayor envejecimiento poblacional, tendencia que se intensificará. Para el año 2050, se estima que la población sobre 60 años será del 32,1%, es decir, 3 de cada 10 habitantes serán personas mayores.

“Es muy importante el trabajo que está haciendo el Observatorio del Envejecimiento, porque tras este primer año de existencia han estado monitoreando sistemáticamente la situación de los adultos mayores en Chile: en este minuto somos un país que no tiene plena conciencia de que en el 2050 un tercio de la población va a tener más de 60 años. Nuestro desafío más urgente es lograr un cambio en esa percepción, preocupándonos de una buena integración social y económica de este segmento”, dijo Mariane Krause, decana de la Facultad de Ciencias Sociales UC.

En el ámbito laboral, el estudio también destaca que, en base a datos de la Encuesta Nacional de Empleo, en 2019 el 6.28% de un total de 9.087.132 personas ocupadas fueron personas mayores, quienes se desempeñan principalmente en el sector de comercio, agricultura e industria manufacturera, señalando además que el grupo 60+ fue el rango etario con mayor tasa de ocupación informal.

En ese sentido, la manera en que se construyen las ciudades, los incentivos a la inserción laboral y la integración a otros espacios de la vida cotidiana, así como la salud, son aspectos que pasan a ser centrales y que precisamente son abordados en el reporte.

“Es necesario enfrentar el desafío y buscar mecanismos que permitan al mercado laboral acoger a los adultos mayores. Debemos acercar a nuestro país a conceptos como la Silver economy o economía plateada, que se refiere a cómo un sector de la economía se desarrolla incorporando el cambio demográfico a causa del envejecimiento de la población. Es clave que tanto el sector público como privado pongan más en el centro a los adultos mayores para el diseño de estrategias, actividades y políticas para el presente y el futuro”, subrayó Christian Abello, gerente general de Confuturo.

Otro de los puntos que aborda el reporte es el de las ciudades amigables, para el que se realizó un focus group previo al período de pandemia, en el que personas mayores compartieron sus opiniones respecto a las comunas donde viven y las dificultades a las que se enfrentan.

Uno de sus hallazgos fue que las ciudades en nuestro país son percibidas como poco amigables por los adultos mayores y en ese contexto, uno de los aspectos peor evaluados son la falta de adaptabilidad en el transporte público, así como la infraestructura de paraderos y el estado de pavimentos y veredas, lo que dificulta su día a día. Asimismo, destaca la necesidad de generar políticas que permitan mejorar las condiciones de infraestructura de las ciudades, pero no desde una lógica asistencialista del adulto mayor, sino considerando a las personas mayores como sujetos de derecho.

En relación a la dimensión de salud, el estudio pone en evidencia el déficit de personal médico y con especialización en geriatría, señalando que, si bien ha habido un alza importante de geriatras en los últimos años -alcanzando actualmente a 143- no es suficiente pensando en que para el año 2050 se necesita contar con 1.389 especialistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí